Tanto la industria alimentaria en general, como la industria cárnica en particular (actualmente el cuarto sector industrial de España) está viendo como el consumidor final ya no se fija sólo en la calidad o el precio del producto, sino que demanda un packaging que avance hacia la sostenibilidad medioambiental.

Ante esta demanda, la mayoría de las empresas alimentarias están empezando a abogar por el desarrollo sostenible mediante la búsqueda de envases compostables, biodegradables, o 100% reciclables. Además, las empresas que están apostando por este tipo de materiales están buscando adelantarse a las futuras regulaciones que puedan surgir en la Unión Europea en relación al uso de plásticos no reciclables de un solo uso en el envase de alimentos.

En este artículo, vamos a realizar un DAFO de la industria alimentaria frente el reto de cambiar los envases plásticos no reciclables actuales por unos más sostenibles y que favorezcan la economía circular.

Debilidades o retos a superar

Esta tarea no es siempre sencilla, buscar alternativas a los envases actuales de plástico no reciclables puede suponer un reto importante desde varios puntos de vista:

Producción

Hay que valorar como afectan los nuevos tipos de envases a los procesos y maquinas de envasado de que ya dispone la industria alimentaria.

Por ejemplo, supongamos que apostamos por una bandeja compostable para envasado en atmósfera, es posible que el molde de que dispone la envasadora no sirva para esta nueva bandeja y haya que comprar un molde nuevo, o a veces basta con adaptar el existente. En otras ocasiones puede suponer unos simples ajustes en la máquina de envasado,  como por ejemplo si apostamos por un flow-pack de papel, con unos ajustes en la temperatura del sellado podríamos usar la misma máquina y no cambiaría prácticamente el proceso. O en otras ocasiones, cambiar un pallet plástico por uno de cartón para exportaciones por ejemplo, puede no implicar ningún cambio.

Seguridad alimentaria

Los nuevos materiales y envases deben de garantizar la conservación de los alimentos,  la ausencia de migraciones, …  Para poder garantizar todo esto son imprescindibles estudios de vida útil, análisis microbiológicos, organolépticos, … además de disponer de toda la documentación facilitada por los proveedores como fichas técnicas, informes de ensayos de migración, certificados de alimentareidad, certificados BRC (ya hay muchos proveedores de envases certificados BRC)…

Aunque hay casos para los que el plástico todavía no tiene alternativa desde un punto de vista de seguridad alimentaria, como puede ser el uso de pallets de plástico en los mataderos o salas de despiece, ya que son los únicos autorizados por los SVO (Servicios Veterinarios Oficiales) por su carácter higiénico y la no absorción de humedad, por ello los productores de envases plásticos están avanzando en el desarrollo de envases plásticos 100% reciclables que puedan entrar en la cadena de reciclado y por tanto favorezcan la economía circular.

Compras

Uno de los frenos al avance de este tipo de envases en la industria alimentaria, y en particular en la cárnica, es la diferencia de precio con los envases actuales de plástico no reciclables. Normalmente, este tipo de envases compostables, biodegradables, 100% reciclables…. suelen tener un precio más caro que los envases de plástico no reciclables actuales.

Normalmente, la industria alimentaria en caso de apostar por este tipo de envases lo está haciendo para su gama de productos gourmet, ecológicos,… es decir los de alto valor añadido, que no suelen suponer el volumen mayoritario de producción.

Es decir,  como este tipo de envases suelen ser más caros y reducen el margen de contribución de los productos, si se emplean en aquellos con mayor valor añadido se puede intentar mantener el margen y no perder en el cambio.

Por tanto, el reto de los responsables de compras de estas compañías radica en conseguir encontrar proveedores de envases sostenibles, que además de minimizar las posibles adaptaciones en los procesos productivos y la garantía de la seguridad alimentaria, tengan un precio lo más similar al envase a sustituir.

Esto último no suele ser nada fácil, ya que la industria productora de envases sostenibles todavía está lejos de alcanzar grandes volúmenes para aprovechar las economías de escala, y por tanto no puede ofrecer precios competitivos frente al envase de plástico tradicional, al margen por supuesto de la diferencia de precio en las materias primas del envase.

Fortalezas

I+D+i

Los fabricantes de envases están demostrando su alto grado de innovación desarrollando nuevos envases sostenibles, compostables, 100% reciclables,… en colaboración con centros tecnológicos, universidades, …

La industria alimentaria debe aprovechar todo este potencial innovador para en colaboración con los proveedores avanzar en el cambio a envases más sostenibles.

Equipo humano

La industria alimentaria y los proveedores de envases cuentan normalmente con un equipo humano altamente cualificado y motivado capaz de superar las debilidades y retos citados, y por tanto preparado para poder llevar a cabo con éxito el avance hacia una economía circular y la producción de alimentos en envases más sostenibles.

Amenazas

Legislación

La cada vez más elevada contaminación por residuos plásticos en mares y océanos está impulsando a los gobiernos, y en concreto a la Unión Europea a desarrollar Directivas y Reglamentos cada vez más restrictivos con el uso del plástico no reciclable, y en concreto con los envases de un solo uso en los alimentos.

Sociedad

La preocupación de la sociedad por  la seguridad alimentaria en relación a las migraciones de los envases plásticos a los alimentos, la presencia de microplásticos que entran a la cadena trófica mediante su ingesta por peces en mares y ríos, … hace que se esté empezando a demandar envases de otros materiales sustitutivos al plástico.

Oportunidades

Pero no todo tiene que porque suponer un reto, apostar por lo envases sostenibles puede tener muchas ventajas:

Satisfacción del cliente

Evidentemente, nuestro principal objetivo tiene que ser la satisfacción de nuestros clientes, y en el caso que nos ocupa también del consumidor final. Ante la demanda cada vez más elevada de este tipo de envases sostenibles por la sociedad, apostar por ellos es avanzar en satisfacer las necesidades y expectativas de todos ellos. 

Branding

Apostar por un cambio de estas características en toda nuestra gama de productos puede suponer una importante ventaja competitiva frente a nuestros competidores, reforzando nuestra imagen de marca y posicionándonos como una empresa que apuesta muy fuerte por la preservación del medioambiente, el cuidado del planeta, la lucha contra el cambio climático, …

Tarifa punto-verde

Si nuestra empresa está adscrita a ECOEMBES y pagamos por aquellos envases con punto verde que vendemos a consumidor final, cambiar los envases plásticos no reciclables por aquellos más sostenibles basados en materias primas como el cartón, papel, PLA (Ácido poliláctico), … puede suponer un importante ahorro en la tasa que pagamos anualmente. El motivo de este ahorro se debe a la diferencia de precio precios en las tarifas del punto verde como podéis comprobar en la página web oficial de ECOEMBES: https://www.ecoembes.com/es/empresas/como-podemos-ayudarte/conoce-tus-obligaciones/declaracion-de-envases/tarifas-punto-verde

Adelantarse a futuras regulaciones

Cómo ya hemos comentado, todo parece indicar que la Unión Europea irá avanzando en regulaciones cada vez más restrictivas al uso de plásticos no reciclables de un sólo uso en envases alimentarios, por tanto todo cambio que vayamos realizando en nuestros procesos productivos y productos a envases 100% reciclables, compostables, ….nos evitará futuros quebraderos de cabeza, y nos permitirá adelantaros a nuestros competidores, ser más productivos , y adelantarnos a los futuros acontecimientos.

 

Foto de portada: <a href=”https://www.freepik.es/fotos-vectores-gratis/mano”>Foto de mano creado por freepik – www.freepik.es</a>